• A la fecha, Pei Asset Management ha acompañado y facilitado la obtención del Sello de Operaciones Bioseguras para 12 de los activos del portafolio de Pei, mediante las inversiones necesarias para garantizar el cumplimiento de todos los protocolos contenidos en la Resolución 666 de abril de 2020.
  • Al cierre de este año, se tiene prevista la certificación de 24 inmuebles en
  • Las buenas prácticas en la implementación de los protocolos y medidas adoptadas por Pei Asset Management, han sido compartidas y replicadas en otros activos del vehículo.

Bogotá D.C. Noviembre, 2020. Pei, vehículo de inversión inmobiliaria líder en el país, administrado por Pei Asset Management, continúa comprometido con el bienestar de los colombianos. Recientemente, 12 de sus inmuebles: los centros comerciales Jardín Plaza Cali, Jardín Plaza Cúcuta y Plaza Central, así como otros activos de diferentes categorías como: City U, Torre CCI, Atrio Torre Norte, Capital Towers, Elemento, Deloitte, Centro Empresarial Metropolitano, Edificio World Business Port y QBE Central De Seguros, obtuvieron dicha Certificación.

Adicionalmente, es esencial destacar que, en el caso de Colombia, mediante la Resolución 666 de abril de  2020,  el  Gobierno  Nacional  estableció  “adoptar  el protocolo general de bioseguridad para todas las actividades económicas, sociales y sectores de la administración pública”. En este sentido, desde el 1 de junio, los activos de Pei estaban operando con ‘normalidad’, gracias a la implementación oportuna de las medidas sanitarias exigidas por los entes de vigilancia.

Cabe resaltar que, durante la primera semana de agosto, Jardín Plaza Cali y Jardín Plaza Cúcuta fueron los primeros centros comerciales en Latinoamérica en obtener la certificación por parte del ICONTEC, evidenciando la forma proactiva como los activos de PEI han hecho frente a la pandemia, entre otras cosas, contribuyendo de forma directa a la estabilización y posterior recuperación de la economía nacional.

Este sello lo otorga el Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación (Icontec), entidad que tras la coyuntura se dio a la tarea de validar los protocolos de bioseguridad y generar un certificado de marca permanente con Sello de Operaciones Bioseguras, para diferentes organizaciones públicas y privadas en el país. La certificación está sustentada en el Decreto 539 del 13 abril de 2020, de Presidencia de la República, que establece unas medidas de bioseguridad para mitigar, evitar la propagación y realizar el adecuado manejo de la pandemia.

Es importante indicar que el sello cobija un periodo de un año, en el que se determinarán la implementación y la aplicación sistemática de protocolos de bioseguridad que minimicen los riesgos de contagio por coronavirus entre nuestros arrendatarios, visitantes, trabajadores y proveedores tengan alguna relación con los inmuebles certificados y supervisados. Asimismo, cada inmueble tendrá una evaluación aleatoria y extraordinaria, la cual se determina de acuerdo con las características propias del tipo de activo, verificando así el cumplimiento de cada punto de la norma que le concierne. Además, en paralelo, las autoridades sanitarias competentes siguen adelantando las auditorías que consideren pertinentes.

Por su parte, Iván Darío Parra, Gerente de Gestión de Activos de Pei Asset Management, afirmó que “este sello brinda a todos los visitantes, arrendatarios, colaboradores y proveedores, la confianza y la transparencia frente al cumplimiento a cabalidad de los protocolos de bioseguridad en cada uno de los activos del portafolio de Pei. Cabe resaltar que, desde el inicio de la pandemia, Pei Asset Management, de la mano de los operadores de los activos, ha trabajado incansablemente por la incorporación y verificación responsable e integral de los protocolos y las medidas dadas por el Gobierno Nacional, en favor de la salud de los colombianos”.

Antes de finalizar este año, Pei Asset Management espera la obtención de la certificación de 24 activos de Pei en total y, para los próximos seis meses, continuar con la certificación de un mayor número de inmuebles. Y de esta forma, seguir contribuyendo al bienestar de la sociedad, generando espacios físicos que beneficien a la comunidad y apalanquen el crecimiento de los arrendatarios y los usuarios de manera segura, en el marco de la ´nueva normalidad´.